miércoles, 19 de agosto de 2015

Sistemas de triage en urgencias pediátricas

        El triage es el proceso de valoración clínica básica que nos permite ordenar a los pacientes según su grado de urgencia.

Sus objetivos son:
  • Identificar rápidamente a los niños que sufren una enfermedad que pone en peligro su vida mediante un sistema de clasificación válido, útil y reproducible, con el objetivo de priorizar su asistencia y disminuir el riesgo.
  • Determinar el área de tratamiento más adecuada para los pacientes que acuden a los servicios de urgencias.
  • Disminuir la congestión de urgencias.
  • Permitir la evaluación continua de los pacientes mediante reevaluaciones periódicas que garanticen que sus necesidades son satisfechas.
  • Permitir una información fluida a los pacientes y a sus familiares sobre los tratamientos a realizar y los tiempos de espera.
  • Mejorar la eficiencia mediante la optimización de recursos y la mejora de la gestión.
  • Crear un lenguaje común para todos los profesionales que atienden las urgencias.
Competencias de la enfermera 

  1. Valorar inicialmente al niño así como clasificarlo y distribuirlo en base a su patología y necesidades asistenciales.
  2. Aplicar y/o realizar si proceden técnicas enfermeras.
Proceso de triage

El proceso de triage se divide en tres partes:


  • Triángulo de evaluación pediátrica: permite estimar la estabilidad clínica del paciente. Clasifica a los pacientes en estables o inestables.
  • Motivo de consulta: Se trata de una entrevista corta, en la que la enfermera recoge los principales datos referentes a alergias medicamentosas, vacunas, signos y síntomas, etc.
  • Constantes vitales: Se debe registrar en la gráfica el peso, la temperatura, frecuencia cardiaca, tensión arterial, frecuencia respiratoria, saturación de oxígeno, signos de dificultad respiratoria, nivel de conciencia e irritabilidad.




Principales escalas de triage pediátrico

  • Australian Triage Scale (ATS): Fiabilidad del 36%.
  • Canadian Emergency Department Triage and Acuity Scale (CTAS): Fiabilidad en la valoración del triángulo pediátrico del 93,6% y un valor predictivo de la tasa de hospitalización del 84%.
  • Manchester Triage System (MTS): Fiabilidad del 79%. La validez es menor en niños que presentan problemas de salud en comparación con los que presentan trauma.
  • Emergency Severity Index (ESI): Fiabilidad del 50%.  Indicador preciso en la utilización de recursos, consultas e ingresos.
  • Sistema Español de Triage (SET) a través del Model Andorrá de Triatge (MAT): Actualmente en valoración. Buen valor predictivo en la tasa de ingresos hospitalarios.

             Todos estos modelos fueron desarrollados inicialmente para adultos, aunque la escala australiana y la de Manchester tienen algunos criterios y algoritmos específicos para pediatría pero no incluyen una versión pediátrica completa.


            La escala canadiense tiene una versión pediátrica similar a la del adulto y el Sistema español de triage junto con el Modelo Andorrano, han desarrollado recientemente una versión pediátrica pero esta se halla aún en evaluación.

           Los sistemas de triage enumerados anteriormente, clasifican al paciente en 5 niveles que determinan el tiempo máximo que el paciente puede esperar atención médica.


Niveles de determinación del tiempo máximo de espera de atención médica


· Nivel I (0 minutos): Pacientes con riesgo vital inmediato como reanimación cardiopulmonar, convulsión activa, coma que no responde a estímulos o shock establecido, politraumatizados o traumatismos craneoencefálicos graves.
· Nivel II (10 minutos): Situaciones de emergencia con riesgo vital real y cuya intervención depende del tiempo. Se incluyen en este grupo a pacientes con dificultad respiratoria, deshidratación grave, dolor intenso, fiebre en menores de tres meses, fiebre con lesiones cutáneas, hematemesis, ingesta de tóxicos o cuerpos extraños, diabetes u otra enfermedad crónica descompensada.
· Nivel III (60 minutos): Situaciones urgentes con riesgo potencial que requieren de exploraciones diagnósticas y/o terapéuticas en pacientes con estabilidad fisiológica como fiebre, dolores moderados, deshidratación moderada, menores de un mes con consulta no urgente.
· Nivel IV (120 minutos):  Situaciones poco urgentes que generalmente necesitan una exploración diagnóstica y/o terapéutica.
· Nivel V (240 minutos): Situaciones no urgentes que generalmente no requieren ninguna exploración diagnóstica y/o terapéutica. Estas situaciones podrían ser atendidas en un centro de atención primaria.


Referencias

1. Baumann MR, Strout TD. Evaluation of the emergency severity indez (version 3) triage algorithm in pediatric patients. Acad Emerg Med. 2005; 12: 219-224.
2. Durani Y, Brecher D, Walmsley D, Attia MW, Loiselle JM. The emergency severity index versón 4. Reliability in pediatric patients. Pediatr Emerg Care. 2009; 25: 751-753.
3. Gomez Jimenez J. Clasificación de pacientes en los servicios de urgencias y emergencias: hacia un modelo de triage estructurado de urgencias y emergencias. Emergencias. 2003; 15: 165-174.
4. Soler W, Gomez Muñoz M, Bragulat E, Alvarez A. El triage: herramienta fundamental en urgencias y emergencias. An. Sist. Sanit. Navar. 2010; 33 (1): 55-68.
5. Thomas DO. Special considerations for pediatric triage in the emergency department. Nurs Clin North Am. 2002; 37: 145-159.
6. Van Veen M, Moll HA. Reliability and validity of triage systems in paediatric emergency care. Scand J Trauma Resus Emerg Med. 2009; 17: 38-45.
7. Considine J, LeVasseur S, Villanueva E. The Australian triage scale: examining emergency department nurses performance using computer and paper scenarios. Ann Emerg Med. 2004; 44: 516-523.
8.Crellin DJ, Johnston L. Poor agreement in application of the Australian Triage Scale to paediatric emergency department presentations. Contemp Nurse. 2003; 15: 48-60.
9. Gravel J, Gouin S, Goldman RD, Osmond MH, Fitzpatrick E, Boutis K et al. The Canadian triage and acuiy scale for children: a prospective multicenter evaluation. Ann Emerg Med. 2012;71-77.
10. Bergeron S, Gouin S, Bailey B, Amre DK, Patel H. Agreement among pediatric health care professionals  with the pediatric canadian triage and acuity scale guidelines. Pediatr emerg care. 2004; 20: 514-518.
11. Van Veen M, Steyerberg EW, Ruige M, Van Meurs AHJ et al. Manchester triage system in paediatric emergency care: prospective observational study. BMJ. 2008; 337: 1501-1507.
12. Storm-Versloot MN, Ubbink DT, Kappelhof J, Luitse JSK. Comparison of an informally structured triage system, the emergency severity index, and the manchester triage  system to distinguish patient priority in the emergency department. Acad Emerg Med. 2011; 18: 822-829.
13. Green NA, Durani Y, Brecher D, Attia MW. Emergency severity index version 4 predicts visit outcome and resource utilization in a pediatric emergency department. Pediatr Emerg Care. 2010; 26: 98.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada